603 388 082 / 603 388 090 contacto@mandarinaluxury.com

Lo primero que no puede faltar en una cita con una escort son la educación y el respeto y mantener una relación con una chica de compañía no supone una excepción al respecto. Obtener la máxima satisfacción posible de un servicio dependerá de que entre el cliente y la chica se establezca una complicidad que haga que las dos partes se sientan cómodas en la interacción. No hay nada como tratar bien a las personas para que las relaciones fluyan de la mejor manera.

Ten en cuenta que antes de cerrar una cita, es importante que expongas con claridad qué es lo que está buscando exactamente, sobre todo si le va a plantear peticiones que se salgan de lo normal. Todo el mundo es libre de buscar aquello que quiere, pero del mismo modo, corresponde a las chicas aceptar libremente y sin coacciones las peticiones de los clientes.

Evitar hablar del precio del servicio. Para conseguir una gran experiencia es necesario crear un ambiente fluido y de complicidad, algo que las chicas de compañía saben crear a la perfección, pero hacer referencias al precio del servicio más que ayudar genera una tensión innecesaria que enfría la relación.

Realizar el pago de forma discreta y sin darle importancia. Como hemos expuesto, sacar a relucir el tema del dinero no es un asunto agradable o algo en lo que merezca la pena centrar la atención durante la cita. Lo ideal es acudir habiendo efectuado el pago por adelantado, así no será necesario llegar al momento del pago. Si no es este el caso, lo recomendable es hacer el pago de la manera más discreta posible y, por supuesto, en la intimidad, lejos de la mirada de los terceros. Los pagos se realizan en efectivo y siempre llevando el dinero justo del pago correspondiente, ya que las chicas no llevan un datáfono en el bolso.